Vettel vs Hamilton: El duelo que le faltaba a la F1

Para los nuevos dueños de Liberty Media, el arranque del Mundial de Fórmula 1 no puede ser más perfecto, ideal para el concepto estadounidense del deporte, donde gustan de espectáculos donde hay un gran duelo, una pelea entre dos, por el título, con dos figuras dominantes, y a ser posible, antagonistas.

El otro punto, que sean deportes sencillos para el espectador, en los que se ve claramente quién ataca y quién defiende en cada momento (béisbol, fútbol americano, etc) nunca lo van a tener con la Fórmula 1, donde puede ir primero el que sabemos todos que acabará quinto.

Pero al menos los Carey, Malone y compañía, que acaban de soltar 8.000 millones por este show, tienen este año, y por primera vez con coches a la altura, el duelo de los dos grandes dominadores del campeonato en la última década: Lewis Hamilton, tricapeón y Sebastian Vettel, tetracampeón.

Ganadores de siete de los últimos nueve títulos mundiales, nunca se habían visto las caras realmente hasta ahora. Vettel dominó cuatro años con un Red Bull al que sólo puso contra las cuerdas Fernando Alonso, pero no Hamilton.

Y Viceversa, Lewis ha ganado dos títulos con el monoplaza más dominante de la historia, el Mercedes, sin que Vettel haya podido oponer más resistencia que tres victorias en la temporada 2015 (Ferrari), como Lewis le opuso otras cuatro aún con McLaren en 2012 sin hacerle más que cosquillas. Es cuando más cerca estuvieron, pero cara a cara, con dos coches de posibles de verdad, jugándose las victorias y el título, falta aún por verles.

¿Un escalón por debajo?

La F1 va a tener este año justo lo que le faltaba, porque hay mucho en juego, una supremacía soterrada.Tanto Hamilton como Alonso nunca han considerado que Vettel esté a su altura en cuanto a talento, aunque acumule más mundiales. Yno son los únicos que creen que Sebastian sólo ha ganado apoyado en un gran coche, pero no con el segundo o el tercero, que es lo que separa entre la elite a los grandes de los genios.

“Si huele el éxito Vettel da miedo, pero creo que Lewis tiene más talento que Sebastian porque es muy bueno en todas las condiciones. Si los pusieran en el mismo coche y el mismo equipo, se me haría la boca agua”, afirma Marc Webber, que vivió una enorme guerra interna con Seb.

Vettel nunca ha respondido a estos mensajes, pero este año tiene una ocasión de oro con un Ferrari que no es el mejor coche por ahora, pero que apunta al mejor monoplaza de Maranello al menos desde 2010, año en que Alonso debió ser campeón a la primera vestido de rojo.

Se trata de un duelo también generacional, separados apenas por dos años, con tintes épicos, ya que son los dos pilotos en activo con más victorias, más poles o puntos. Un duelo al que solo le falta su réplica en pista, que no se ha visto todavía esta temporada, pero que tiene que llegar. Por ahora están empatados a 43 puntos, algo que no sucedía en la F1 tras dos carreras desde hace 20 temporadas, con Villeneuve y Coulthard.

Lewis rebaja el tono

Y un duelo de caracteres. Hamilton, soltero de oro, ya ha atrapado la bandera del show, la tribuna y la redes sociales, metiendo la cámara y el snapchat dentro del monoplaza, mientras que Vettel, papá y con la chica de siempre, no tiene ni cuenta de twitter, aunque sabe ganarse a la gente, y, sobre todo, a los rivales en pista, sin una mala palabra nunca, por si luego los necesita. “Va a ser el Mundial más igualado de los últimos años”, afirma Hamilton, que parece frotarse las manos porque ya no pelea contra un rival en su mismo equipo y sabe que va a tener a todo Mercedes detrás.

Por si acaso ha rebajado el tono: “El respeto mutuo es el más alto que he sentido de otro piloto, especialmente de su calibre. Lucharemos y nos enfadaremos, pero somos mayores y nos respetamos”, afirma Lewis. “Estoy peleando contra un cuatro veces campeón del mundo que está en su mejor momento, fenomenalmente rápido y con un Ferrari en su mejor momento en una década, y me encanta este escenario, porque nosotros también lo estamos”.

Comments are closed.