0bmw

Cuando en 2013 llegó al mercado el BMW i3, sus 170 kilómetros de autonomía oficial estaban por encima de la media de los vehículos eléctricos del mercado pero, en algunos casos, podían parecer insuficientes. De hecho, la mayoría de los compradores de este modelo optaron por la versión Rex, con un extensor de autonomía a base de un motor de gasolina auxiliar.

Pero como la tecnología de baterías no hace sino avanzar y avanzar, ahora BMW está en disposición de ofrecer una versión con mayor autonomía. El i3 94 Ah llega con más de 200 kilómetros de rango real, un interesante paso adelante.

Ahora pasa de tener 60 Ah a 94 Ah, lo que se traduce en un paso de 190 kilómetros a 300 kilómetros en homologación (330 kilómetros para la versión Rex). Y lo mejor es que el precio sólo aumenta en 1.200 euros: 36.700 euros en la versión 100% eléctrica y 41.200 en la variante de autonomía extendida.

La nueva batería (Samsung, como la anterior) aumenta un 50% su capacidad pasando de 22 kWh a 33 kWh sin modificar sus dimensiones (cabe en el mismo compartimento) aunque el peso del vehículo ha aumenta 50 kilos con respecto al actual i3. El tiempo de carga sí varía: si antes se podía cargar el 80% de la batería en 30 minutos en un punto de carga rápida, ahora se necesitan 10 minutos más.

BMW pone a disposición del cliente una nueva WallBox, o punto de recarga de pared, con una capacidad de 11 kW y 16 amperios y 230 voltios que tarda tres horas en recargar el 80% de la batería, aunque dependiendo de la toma eléctrica este tiempo puede elevarse hasta diez horas.

Muy dinámico

Hemos tenido la ocasión de probar el BMW i3 94 Ah en un trayecto de 80 kilómetros. Como recordábamos, es un coche prestacionalmente muy solvente si lo conducimos sin pensar en la eficiencia. En las amplias autopistas alemanas de los alrededores de Múnich hemos superado con facilidad los 140 km/h y en carretera convencional hemos realizado adelantamientos de forma rápida y muy segura.

Pero lo más sorprendente con relación al anterior, es la ganancia de autonomía. BMW habla de más de 200 kilómetros reales, una cifra bastante acertada ya que nosotros, tras esos 80 kilómetros recorridos sin apenas utilizar el modo de conducción EcoPro plus, el más eficiente, aún disponíamos de una autonomía de 148 kilómetros. Y eso pese a no haber hecho apenas kilómetros urbanos, que necesitan menos energía y donde es más fácil recuperarla.

BMW va a ofrecer la posibilidad de cambiar de la actual batería de 60 Ah a la de 94 Ah, aunque esta opción será bastante cara (no hay precio confirmado). Por supuesto, BMW continuará vendiendo la variante i3 Rex (de autonomía extendida), que ofrece 150 kilómetros de autonomía gracias a la electricidad generada por su pequeño motor bicilíndrico de gasolina de 28 kW (38 CV).

Ayudas a la compra

Si estás pensando en comprar el BMW i3, puedes solicitar las ayudas del plan Movea de ayuda a la adquisición de vehículos eficientes. Tendrás una subvención directa de 5.500 euros a los que habría que añadir 1.000 euros más de la instalación del enchufe en el garaje. BMW explica que la ayuda cubre prácticamente el coste, que es de entre 700 para un chalet hasta 1.200 euros si hay que cablear, por ejemplo, hasta la cuarta planta de un garaje comunitario subterráneo.