Cortesía de: press.pla.porsche.com
Cortesía de: press.pla.porsche.com

Stuttgart. En el Circuito de las Américas (COTA), en Austin (Texas, Estados Unidos) se llevará a cabo la cuarta fecha del Campeonato Mundial de Resistencia (WEC) de la FIA, el próximo 20 de septiembre. La carrera de seis horas comenzará a las cinco de la tarde y la puesta de sol será a las 7:43 de la noche. Aunque esta será la primera carrera nocturna en el COTA, los seis pilotos oficiales del Porsche 919 Hybrid llegan con toda la experiencia obtenida en Le Mans para manejar durante el crepúsculo y la oscuridad. El autódromo estadounidense presenta diversos desafíos. La recta principal se inicia con una subida empinada que desemboca en una horquilla hacia la izquierda. Otros tramos emocionantes del circuito reproducen los de autódromos mundialmente famosos. Evocan, entre otros, la sección de las ‘Eses’ del circuito de Suzuka (Japón), el tramo Maggots-Beckets en Silverstone (Inglaterra) y el Motodrom de Hockenheim (Alemania). Esta recta es un impresionante tramo de 1,2 kilómetros de largo.


El equipo Porsche disputará la carrera con el auto más innovador de toda la grilla, su prototipo híbrido Le Mans (LMP1), y se ha fijado metas muy elevadas para las restantes cinco fechas del WEC. Recapitulando lo que ha acontecido hasta ahora: En la primera carrera oficial del Porsche 919 Hybrid, en Silverstone, el auto alcanzó el podio. El auto marcado con el número 20 llegó en tercer lugar bajo la conducción de Timo Bernhard (Alemania), Brendon Hartley (Nueva Zelanda) y Mark Webber (Australia). En la segunda fecha del WEC, en Spa-Francorchamps (Bélgica), nuevamente en una carrera de seis horas, la tripulación del otro auto del equipo, el marcado con el número 14 adquirió protagonismo al alcanzar la primera posición en la parrilla de salida. Este auto es conducido por Romain Dumas (Francia), Neel Jani (Suiza) y Marc Lieb (Alemania).

En la tercera y más famosa carrera del WEC, las 24 Horas de Le Mans, el equipo demostró un sólido desempeño, pero solo el auto número 14 culminó la carrera –en el puesto 11 de la clasificación general, tras haber perdido tiempo muy valioso en las horas finales cuando tuvo que entrar a boxes para que su caja de cambios fuera reparada–. Para Bernhard/Hartley/Webber fue aún más difícil. El auto número 20 estuvo liderando la carrera durante 37 vueltas y todo parecía indicar que podría finalizar en segundo lugar, pero Webber tuvo que retirar el auto dos horas antes del final de la carrera debido a una falla del motor. 

Desde ese día, el 15 de junio, el equipo Porsche ha aprovechado bien el receso del verano para trabajos de desarrollo en la planta de Weissach y para realizar pruebas en el circuito Paul Ricard (Francia), en el autódromo EuroSpeedway Lausitz (Alemania) y, nuevamente, en Francia, en el Magny-Cours. Fue introducido un nuevo paquete aerodinámico para proporcionar una mayor carga aerodinámica en las últimas rondas en Austin, Fuji, Shanghái, Sakhir y Sao Paulo. Por otra parte, fueron mejorados muchos detalles que no fue posible ajustar antes de Le Mans, dado que el equipo tenía que concentrarse en la confiabilidad y tenía que dejar a un lado las especificaciones del auto. 

 

Cortesía de: press.pla.porsche.com