Un conjunto de estudiantes suizos, el club de automoción académica de Zúrich (AMZ) ha creado el coche eléctrico más rápido del mundo. Grimsel, que así se llama el vehículo, ha conseguido hacer el sprint en apenas 1,513 segundos. El registro anterior era de 1,779 segundos, logrado por otro equipo universitario: GreenTeam Uni Stuttgart.

AMZ está constituido por estudiantes universitarios de ETH Zúrich y la escuela Luzern de formación superior. En 2014 construyeron el coche para participar en la Formula Student Electric, pero ahora, han ido un paso más allá y han logrado todo un récord Guinness.

El coche está hecho prácticamente en su totalidad de fibra de carbono, incluyendo sus llantas. Tiene un motor por cada rueda (con más de 200 caballos) y pesa sólo 167 kilos. Gracias a los generadores en los frenos, Grimsel puede recuperar hasta un 30% de la energía para su batería.

Además, tiene otras soluciones como un sistema de tracción que asegura una distribución óptima de poder a las cuatro ruedas o la vectorización de par para optimizar su comportamiento en curva .

El reglamento de los récord Guinness establece que hay que hacer dos carreras consecutivas, una en cada dirección, y tomar el promedio. El coche debe ser capaz de reproducir su tiempo con otra carrera tan rápida como la anterior.