S14_0163

Stuttgart. El Porsche 918 Spyder está estableciendo nuevos parámetros. En primer lugar, como superauto deportivo de edición limitada propulsado por dos sistemas de accionamiento eléctricos y un deportivo motor V8 que generan una potencia total de 887 caballos. Y en segundo lugar, con su exclusivo sistema de producción, con el cual Porsche está desarrollando una nueva metodología en su taller de 4.000 metros cuadrados en el cual 100 empleados meticulosamente seleccionados ensamblan los vehículos a mano. Este taller de producción único está localizado en el corazón de la Planta 2 en Stuttgart-Zuffenhausen, el núcleo de las operaciones de Porsche y el lugar de producción del icónico deportivo 911 desde hace ya 50 años. El 918 Spyder es, como el 911, un éxito en ventas. En un poco más de un año se agotaron todas las 918 unidades del Porsche 918 Spyder. El deportivo híbrido enchufable se producirá hasta mediados de 2015.

Hace unos cuatro años se le dio la responsabilidad a Michael Drolshagen de diseñar y construir un lugar para producir el Porsche 918 Spyder, como es de esperarse de un director de producción. Drolshagen comenzó reuniéndose con algunos de sus colegas de Porsche para responder la pregunta clave: “¿Qué características definen realmente una fábrica?”. Las respuestas que dieron fueron muy variadas. Mientras que para algunos era “el olor del cuero” o “una cierta estrechez del espacio”, el ingeniero industrial de 43 años de edad rápidamente lo relacionó con un recinto impecablemente limpio en el que un relojero trabaja con su monóculo y pinzas para completar su precisa obra maestra. 

Un nuevo brillo para el antiguo taller de pintura
Veinticuatro meses después, el taller de producción fue ubicado en la parte central de la Planta 2 en Zuffenhausen. Cualquier persona que visite el antiguo taller de pintura para autos deportivos de producción en serie en el segundo piso se dará cuenta inmediatamente de que el equipo del proyecto creó un espacio que se asemeja mucho a la idea original propuesta por el Director de Producción del Spyder. 

Concentrados y completamente en silencio, los especialistas de Porsche laboran en innovadoras estaciones de trabajo ergonómicas para la fabricación de un deportivo de gama alta. El ambiente del recinto es tranquilo y agradable y está dominado por los tonos gris (piso), blanco (paredes y techo) y verde ácido, el color que Porsche ha elegido para todos sus vehículos que tienen tren de rodaje híbrido enchufable. 

Todo está limpio y ordenado. No hay cables tirados sobre los pasillos que comunican las estaciones de trabajo. Esto también es el resultado de que desde el principio fue establecido que se trabajaría únicamente con herramientas inalámbricas para la producción del deportivo híbrido enchufable. Los destornilladores controlados por tecnología Bluetooth son un ejemplo de esta filosofía en acción: estas herramientas prácticamente silenciosas ofrecen a los técnicos flexibilidad en las estaciones de trabajo y reducen el riesgo de daños a los componentes. La integración de los destornilladores con la base de datos también asegura que los valores de par almacenados se cumplan de forma fiable y puedan ser documentados y verificados en cualquier momento.