0hamilton

El Mundial de Fórmula 1 llega a Sinagpur más apretado que nunca. La diferencia entre Lewis Hamilton y Nico Rosberg es solo de dos puntos cuando restan 7 carreras por disputarse.

El líder del Mundial afronta el Gran Premio de Singapur con la certeza de queMercedes ha solucionado los problemas que la escudería de la estrella se encontró el año pasado. Pero tal y como Lewis afirma, no es hasta que llegas al circuito y comienzas a rodar, que conoces bien tu posición en comparación con el resto de equipos.

La pasada campaña los problemas de Mercedes aparecieron ya desde la jornada de calificación. Ni Hamilton ni Rosberg lograron sacar el máximo partido a sus neumáticos blandos y se quedaron a más de un segundo del mejor tiempo de Vettel, que consiguió la pole.

Ya en carrera, el inglés se vio obligado a abandonar por problemas con su unidad de potencia y Nico solo pudo ser cuarto. De esta forma completaron una de las dos carreras en toda la temporada en las que ningún Mercedes estuvo en el podio.

“Ya sabemos qué área deberíamos ajustar para evitar lo que pasó el año pasado, así que ojalá estemos en una posición mejor. Hasta que no llegas al sitio, no te das cuenta del ritmo de uno u otro coche. El año pasado había una gran diferencia entre nosotros y ellos (Red Bull y Ferrari), pero lo hemos entendido, así que este año deberíamos estar en una posición más fuerte“, asegura Hamilton.

La de Marina Bay será una bonita batalla por el liderato entre compañeros, pero también existirá una pelea entre escuderías. Para Lewis, tanto los del Milton Keynes como los bólidos rojos pueden ser un problema en Singapur: “Pero, ¿quién sabe? Quizás ellos estén más cerca esta vez. No puedo imaginar que lo estén, pero tampoco nos imaginábamos lo que pasó el año pasado. Simplemente nos vamos a preparar lo mejor que podamos”, finaliza en declaraciones para Autosport.