ohonda

El nuevo Honda Civic es un coche con mucha personalidad, diferente a toda su competencia del segmento C. En primer lugar por su estética, que desde hace unos años es rompedora, agresiva y vanguardista; y en esta décima generación no iba a ser menos.

Con unas líneas muy angulosas y agresivas, Honda no quiere perder ese ápice de deportividad que gusta más entre el público joven. De hecho, habrá una versión coupé del Civic -solo para el mercado norteamericano-, junto con un sedán y una carrocería Tourer -que será la última en llegar, aún sin fecha-.

Es un compacto diferente en segundo lugar por su tamaño: estamos ante un coche que mide 4,50 metros de longitud, 1,80 metros de anchura y 1,42 m. de altura. Ha crecido 13 centímetros en longitud y 3 en anchura respecto a la actual generación, lo que redunda en el espacio interior del vehículo -mucho más amplio-, mientras que su altura ha disminuido en 2 centímetros, logrando una silueta estilizada.

Dos motores gasolina y un diésel

El ‘downsizing’ ha llegado al nuevo Honda Civic en cuanto a mecánicas, siendo estas bastante potentes. Para el mercado europeo está previsto que aterricen inicialmente dos bloques gasolina TURBO VTEC y más tarde un diésel i-DTEC.

La gama la abrirá en marzo del próximo año un bloque tricilíndrico que con un litro de cubicaje desarrolla 129 CV de potencia, algo inusual en este segmento para ser el de acceso a la gama. Se trata de un bloque completamente nuevo que se estrena a nivel mundial en el Civic y que previsiblemente será el que coseche un mayor volumen de ventas en Europa.

A su vez llegará el otro bloque gasolina, con cuatro cilindros y 1.5 litros, que desarrolla una potencia de 182 CV, siendo un motor hasta ahora desconocido en Europa, aunque ya se emplea en Japón desde hace un par de años. Ya a finales de 2017 cerrará la gama la variante diésel, que contará con un bloque 1.6 de 120 CV de potencia.

El desarrollo del vehículo es completamente nuevo, por lo que estrena una nueva plataforma que según nos comentan los ingenieros de Honda servirá para otros modelos, como el futuro CR-V o el Accord -que no se venderá en Europa-.

Todo el desarrollo del vehículo se ha hecho bajo la premisa de ser distinto, excitante y refinado, en palabras de la propia marca. De hecho, uno de cada tres ingenieros de la compañía ha colaborado en el desarrollo del producto, lo que data de la importancia del mismo, desarrollando un coche global que se fabrica en Reino Unido para todo el mundo, pero teniendo en mente y estudiando la competencia europea para hacer un vehículo más premium.

Ejemplo de ello es la incorporación en el eje trasero de una suspensión multi-link y del sistema de amortiguación adaptativo, que con dos modos diferentes regula el comportamiento de las suspensiones.

Sensaciones al volante

Honda nos ha brindado la oportunidad de ponernos al volante del nuevo Civic con el motor 1.5, y podemos decir que es un coche tremendamente cómodo de conducir y con una buena visibilidad -algo que no tiene la actual y novena generación-.

El cuadro de mandos la atmósfera que se respira en el interior es más agradable para el conductor, tanto por el mayor espacio que encontramos como por su nuevo salpicadero, que ya no tiene dos alturas. La nueva caja de cambios manual de seis velocidades funciona de maravilla, aunque su recorrido sea algo largo, y el motor tiene una gran respuesta a cualquier régimen de vueltas.

En cuanto a seguridad, cabe destacar que ofrecerá de serie para toda la gama el paquete Honda SENSING, que incorpora diversas tecnologías de asistencia a la conducción, mientras que en el apartado de conectividad cuenta con una pantalla multimedia de 7″, Apple Car Play y Android Auto, y un sistema de carga inalámbrica para dispositivos móviles, entre otros.