0tractores

Las posibilidades de la tecnología de la conducción autónoma no tienen límites. Si ya habíamos visto autobuses sin conductor e incluso nos hemos subido a coches que no requieren de piloto, ahora nos llega la aplicación sobre vehículos agrícolas, en este caso un tractor.

CNH Industrial está trabajando en aplicar las posibilidades que ofrecen estos sistemas sobre maquinaria agraria. Dado que ya no se requiere un conductor presencial, el tractor autónomo no necesita cabina (aunque puede mantenerse para, por ejemplo, el guiado manual por carretera).

Esto provoca que se modifique radicalmente su silueta (el prototipo de las fotos toma la base del Case IH Magnum). En su diseño destacan detalles como las llantas bicolor negro/rojo, los faros LED o los paragolpes de fibra de carbono. Pero la clave está en sus sistemas de detección del entorno: un radar, LiDAR (láseres localizadores de rangos) y cámaras de vídeo para monitorizar el terreno.

Una interfaz en el móvil, la tablet o el ordenador permite controlar todos los parámetros del vehículo, desde las rutas al remanente de semillas o de combustible. El sistema alertará al operario ante cualquier circunstancia que pueda interferir en la labor del tractor e incluso podría recibir información meteorológica en tiempo real.

Las posibilidades de los tractores autónomos son inmensas, ya que pueden operar en flota complementándose en rutas o tareas (podría trabajar a la vez uno arando y otro sembrando), son capaces de monitorizar diferentes aparejos y, en el futuro, podrían comunicarse con otros vehículos con similar tecnología a bordo (por ejemplo, los pulverizadores).