Márquez tendrá que superarse a sí mismo para ser campeón. Nunca, en sus cinco títulos, remontó una desventaja de 37 puntos, los que ahora le lleva Viñales, y fue campeón.

En 2010, en 125cc, llegó a estar a 33 puntos de Terol en Francia. Se puso líder en Malasia y ya no cedió.

En 2012, en Moto2, sólo fue por detrás dos puntos de Luthi en Barcelona.

En 2013, ya en MotoGP, Pedrosa le sacaba 30 puntos tras Montmeló. Lorenzo le llevaba 23. Tras Alemania tomó el mando y acabó triunfando.

En 2014 fue líder de principio a fin con sus 10 victorias seguidas al inicio.

En 2016, iba 10 puntos por debajo de Lorenzo tras el GP de Italia, pero, a la siguiente ya se puso 10 por arriba y no lo dejó escapar.

Marc remontó muchos puntos más, concretamente 82 en 2011, en Moto2 ante Bradl. Se los sacaba tras la sexta cita en Gran Bretaña. El de Cervera se puso líder en Japón, por un punto, pero se lesionó en Malasia y no venció.