Márquez, en Phillip Island.

Marc Márquez acabó hasta algo fatigado. No en vano se dio una paliza de 107 vueltas. Honda así lo quiso. No está con él Santi Hernández, su jefe de mecánicos, por una enfermedad, pero los jefes de HRC querían distintas pruebas. Y el de Cervera cumplió. Gran ritmo y segundo. Sólo Viñales le mejoró.

Resumen día. “Información les he dado, que es lo que me pedían. Me han pedido hacer muchas vueltas. Sobre todo, las dos tandas largas del final han sido durillas. No tenía muchas ganas en el segundo, pero se tenía que hacer. Ahora se tiene que ver la información, pero creo que aún estamos ahí perdiendo algo. No sabemos si viene del motor o de la electrónica. Estamos intentando buscarlo. Sí que soy bastante constante a nivel de tiempos. Me he encontrado bastante cómodo, pero mañana será un plan un poco diferente, más rato en el box, probar diferentes cosas, quizá más grandes, pero hoy ha sido para descartar cosas”.

Maverick. “Yo iba a lo mío. Lógicamente, ahora, en la pretemporada, voy a lo mío. Ya aprendí en 2015 que no se gana nada en pretemporada. Creo que Maverick hoy era el que estaba más fuerte. No sólo a una vuelta, a nivel de ritmo también estaba muy fuerte, pero estamos trabajando. Lo importante es llegar al principio de temporada lo más cerca posible. Sabemos que quizá Qatar no será un circuito muy bueno o quizá será bueno. No se sabe con este motor, pero sí que Maverick hoy ha ido muy rápido. Nosotros hemos hecho nuestro trabajo y estoy contento”.