0mercedes

El Mercedes-Benz CLS de segunda generación (que vio la luz en 2010) encara sus últimos meses de vida comercial. Para mantener vivo el interés de este modelo hasta el final, la marca de Stuttgart ha lanzado una serie especial Final Edition tanto para la carrocería Coupé como para el Shooting Brake.

El CLS Final Edition adopta para su carrocería el acabado AMG Line, dándole un toque deportivo que se muestra especialmente en su frontal, donde aparece la ya característica parrilla decorada con elementos cromados con forma de diamante y un paragolpes deportivo con tomas de aire más grandes. Llantas de 19 pulgadas en negro y una zaga con dos salidas de escape dobles trapezoidales completan la vestimenta de esta edición especial.

El ambiente deportivo también impregna el interior del habitáculo, donde destacan los asientos de cuero negro multicontorno o el volante deportivo en microfibra con la parte inferior achatada. Los pedales de acero inoxidable y las levas del cambio automático en cromo completan un interior de aspecto muy dinámico.

En el apartado técnico, el Mercedes CLS Final Edition dispondrá de la suspensión deportiva Direct Control y los avanzados faros Multibeam LED. También viene de serie un techo panorámico de cristal y están disponibles todos los colores de carrocería de la gama CLS convencional y hasta seis materiales diferentes para los elementos decorativos del interior.

En Alemania, estas versiones tienen un sobrecoste adicional de 8.211 euros y están disponible con casi todas las motorizaciones de la gama actual. Aún no se ha confirmado si llegará a España, aunque debería ser bastante probable.