0rally

Stephane Peterhansel se ha reencontrado con la competición manteniendo el ritmo que le coronó como ganador del Dakar 2016. El francés, junto a su copiloto Jean-Paul Cottret, se ha impuesto en la etapa prólogo del Silk Way Rally.

El jefe de filas de Peugeot ha sido el más rápido en la súper especial inicial de apenas dos kilómetros disputada en Kazán. “Siempre es delicado abrir la carrera el primer día, porque eres el primero en llegar a las trampas del recorrido”, reconocía Peterhansel. “Pero habría sido un crimen levantar en una etapa tan corta y tan bien diseñada”, añadía.

Tras el doce vece ganador del Dakar se clasificó el primer Mini, el del local Vladimir Vasilyev, a cuatro segundos del líder y empatado a tiempo con Sebastien Loeb, tercero. El otro gran favorito, el saudí Yazeed Al-Rajhi (Mini), terminó cuarto a cinco segundos de la cabeza.

Más que el honor de la victoria de etapa, los pilotos buscaron clasificar lo más arriba posible para tener un buen puesto de salida en la primera etapa real del rally, con 136 kilómetros contra el crono en un terreno muy rápido donde habrá pocas opciones de ganar posiciones, de un total de 626 kilómetros de recorrido.