La temporada 2014 vió la introducción de regulaciones tecnológicas particularmente avanzadas para la categoría LMP1 al limitar la cantidad de energía que los coches de fábrica pueden utilizar en cada vuelta.

M15_1574_fine

Todos los fabricantes también deben utilizar al menos un sistema híbrido. Sin embargo, las reglas no especifican qué tipo de sistema híbrido, el método para almacenar la energía recuperada, el diseño del motor, el desplazamiento ni el concepto de transmisión de energía. Por ello, los ingenieros tienen una gran libertad para crear. Sin embargo, todas las soluciones están sujetas al principio básico fundamental detrás de esta normativa: mientras más energía es liberada desde el sistema de recuperación de energía, menor combustible puede ser empleado.

Fue este concepto revolucionario el que llevó a Porsche a volver al mundo de la máxima categoría del automovilismo. “¡Y qué deporte que es!”, dice Wolfgang Hatz, miembro del Directorio Ejecutivo de Investigación y Desarrollo de Porche AG . Hatz dice que “A pesar de que los cuatro fabricantes de la categoría LMP1 utilizan conceptos totalmente diferentes, sólo unos pocos segundos separan al ganador y a aquellos que están detrás de él después de seis horas de carrera”.

(Stuttgart.)