0renault

El Renault Clio es uno de los modelos clave de la marca del rombo. De hecho, es el más vendido de todo su catálogo (410.000 unidades en todo el mundo). De ahí que haya que potenciar su atractivo cada cierto tiempo, como ahora con este restyling de esta última generación.

Los cambios en el Renault Clio 2016, el primer modelo que estrenó la actual imagen de familia de la marca francesa, no son radicales. Así, hay retoques en los grupos ópticos delanteros y traseros, que ahora tienen la forma de ‘C’ y encierran tecnología FullLED tanto delante como detrás. En la parte delantera también se modifican la parrilla y el paragolpes.

Eso en cuanto a las versiones ‘convencionales’, pero en la variante RS, la más deportiva, Renault introduce un elemento nuevo: el RS Vision. En vez de la luz antiniebla clásica se adoptan tres luces cuadradas que simulan la bandera de cuadros de la Fórmula 1. Cada una de ellas tiene una función: antiniebla y de luz de giro, luz cruce y luz de carretera. Renault asegura que este sistema mejora un 40% el alcance visual.

Los cambios también son mínimos en el interior, con el acento puesto en la calidad de los materiales y en los remates. Y en el aspecto práctico, los refuerzos laterales de los asientos son todo un acierto, ya que sujetan bastante mejor el tronco.

En cuanto a motores, hay once posibilidades, siete con gasolina y cuatro con diésel. Aquí la novedad principal es la llegada del diésel 1.5 dCi de 110 caballos con cambio manual (a la venta en octubre) y el gasolina de 120 CV acoplado a la caja manual de seis velocidades (hasta ahora sólo se podía pedir con la caja automática EDC de doble embrague).

El resto de motores no cambian;: 1.2 de 75 CV, un 0.9 de 90 y el 1.6 de 120 con cambio automático de doble embrague, además de las dos versiones RS: 200 o 220 CV en la versión Trophy, en ambos casos asociados a la caja automática de seis relaciones. Los diésel, además del mencionado 1.5 dCi de 110 CV, contemplan escalas de potencia más modestas, 75 y 90 caballos.

Al volante

De las nuevas incorporaciones, el motor a de gasolina de 120 caballos resulta muy silencioso, empuja con suficiencia desde bajas vueltas y el consumo -con una conducción agresiva para probar el cambio- fue de 7,5 litros (frente a los 5,3 litros homologados).

La mecánica de 110 caballos diésel no es desconocida, ya que se emplea en otros modelos de Renault y Nissan. También mueve con solvencia al Clio y no acusa falta de fuerza a bajas revoluciones gracias a un par máximo de 260 Nm ya desde 1.750 revoluciones.

La unidad diésel se deja notar a nivel sonoro más que el gasolina, pero no resulta molesto en absoluto y es muy lineal en la entrega de potencia. En cuanto a consumos, también con una conducción muy agresiva, nuestro ordenador de a bordo promedió 5,8 litros, cuando Renault homologa 3,5.

Clio RS en circuito

Una de las grandes novedades de la gama 2016 es la versión deportiva RS, en especial la variante Trophy de 220 caballos con el chasis más deportivo de los tres que Renault pone a disposición de los clientes. De ahí que el circuito de Haute Saintonge sea un escenario especialmente apto para valorar sus cualidades.

Las sensaciones al volante del Clio RS Trophy son fantásticas en el circuito. El vehículo tiene una gran agilidad a la hora de cambiar los pesos en las chicanes y sorprende, incluso más que su capacidad de aceleración (de 0 a 100 km/h en 6,6 segundos), la fiabilidad y consistencia de los frenos, pese al uso intensivo que requiere la conducción en pista.

Su sonido es muy eportivo gracias a la doble salida del tubo de escape firmado por Akrapovic y empuja desde muy abajo, en especial con el modo Sport activado. El cambio sigue siendo automático de doble embrague con levas fijas detrás del volante. Funciona con mucha precisión, al igual que la dirección y se puede ir muy deprisa con el coche sin perder tiempo con derrapajes.

La gama Clio, desde 11.450 euros

Este Clio RS Trophy, como buena guinda de la tarta, es el más caro de la gama con sus 26.100 euros (el RS parte de 24.300 euros). El resto del catálogo Clio cuenta con tres acabados -Life, Limited y Zen- con precios para la carrocería berlina que van desde los 11.450 euros hasta los 18.350 euros del diésel automático Zen de 90 caballos (el nuevo diésel de 110 caballos manual no tiene precio fijado todavía para España).

Todos los cambios que hemos comentado antes para el Clio berlina están disponibles también, por supuesto, en la carrocería familiar Sports Tourer, incluida la opción de aparcamiento totalmente automatizado. Los precios para esta carrocería, que comparte motorizaciones con la berlina salvo los RS, van desde los 12.150 hasta los 18.950 euros.