0nico

Sacudidas las dudas de las tres últimas carreras, en las que Lewis Hamilton parecía haber presentado por fin sus credenciales para asaltar el título, Nico Rosberg ha firmado en Baku un fin de semana perfecto, que a la postre ha significado su segunda ‘Grand Chelem’ de la temporada.

“Para mi ha sido un fin de semana perfecto, empezando ayer con la clasificación. Hoy durante la carrera me he sentido muy bien y muy cómodo, podía hacer lo que quería con el coche. Me he sentido uno sólo junto al coche y todo ha ido perfecto. Podía ir muy rápido sin riesgo de cometer un error, con muy buen feeling”, señalaba al término de la prueba.

Lo cierto es que en este Gran Premio de Europa el alemán ha demostrado no sólo tener un coche imbatible, sino ser además el piloto más en forma del mundial al solucionar en un pestañeo el mismo problema que a su compañero Hamilton ha traído de cabeza durante varias vueltas. A ello hay que añadirle también el factor suerte de no haberse encontrado ningún ‘safety car’ en toda la prueba.

“Estoy sorprendido, no ha salido el coche de seguridad ni una sola vez, es increíble. Cada vez que iba a pasar a un doblado les veía luchar, apurando frenos y sacando humo de los neumáticos, y pensaba ‘por favor, que no haya un accidente, no quiero un safety car’. Al final todo ha salido bien”, afirmaba. “El circuito es bastante complicado, hay curvas diferentes a lo habitual, y si cometes un error te vas contra el muro de cabeza, es muy difícil”.

Sobre sus posibilidades de cara a ganar el Mundial, Rosberg no se sale de la línea de ir paso a paso y se saca el traje de favorito: “Eso lo tenéis que decir vosotros. Yo siempre me he sentido bien y fuerte. Está claro que contra Lewis va a ser difícil, porque pilota bien y es rápido. Hoy estoy feliz de ganar, nada más”, zanajaba.