La esperada secuela de la película de culto de 1986, Top Gun, ya está en los cines y promete emociones fuertes tanto en el aire como en la carretera. El protagonista, el piloto de élite Peter “Maverick” Mitchell, interpretado por Tom Cruise, vuelve a subirse a una moto Kawasaki, pero esta vez no es la clásica GPZ 900R Ninja, sino la impresionante Ninja H2 Carbon, la moto de producción más rápida del mundo.

La Ninja H2 Carbon es una edición limitada y prestigiada de la marca japonesa, que cuenta con un motor sobrealimentado con un supercargador que le otorga 231 CV de potencia máxima, lo que le permite alcanzar los 337 km/h de velocidad punta. Su diseño aerodinámico, su chasis de entramado de tubos de acero y su carrocería de fibra de carbono le dan un aspecto futurista y agresivo.

En varias escenas de la película, se puede ver a Maverick conducir esta moto con Jennifer Connelly de paquete, repitiendo la mítica carrera contra un caza en la pista de aterrizaje.

La elección de esta moto no es casual, ya que sigue la línea de la primera entrega, en la que Maverick también conducía la moto más rápida de la época, la GPZ 900R Ninja, que superaba los 240 km/h. Esta moto fue un icono en los años 80 y se convirtió en un modelo muy popular gracias a Top Gun.

La película, dirigida por Joseph Kosinski y producida por Jerry Bruckheimer, cuenta con un reparto de lujo que incluye a Val Kilmer, Jon Hamm, Miles Teller y Ed Harris. La trama se centra en el regreso de Maverick como instructor de vuelo en la escuela Top Gun, donde tendrá que enfrentarse a nuevos desafíos y a su pasado.

Top Gun: Maverick es una película que hará las delicias de los amantes de la acción, la velocidad y las emociones fuertes. Y también de los aficionados a las motos, que podrán disfrutar de la espectacular Kawasaki Ninja H2 Carbon, una moto que hace honor al lema de la película:

“Siente la necesidad… La necesidad de velocidad”.

Por Grecia Escobar