La historia está con Maverick Viñales. De hecho, poquísimos pilotos han perdido el título después de haber ganado las dos primeras carreras de la historia. Las estadísticas le dan el 83,3 por ciento del campeonato.

De hecho, 20 de los 24 pilotos que vencieron en las dos citas inaugurales alcanzaron la corona. Sólo fallaron Jim Redman, en 1966, por una lesión que le retiró de las motos; Jarno Saarinen, en 1973, por un accidente en Monza en el que perdió la vida; Mick Doohan en 1992, después de otro incidente en Assen que le obligó a perderse casi todo el año -reapareció en la última cita, pero ya sólo fue sexto- y Kenny Roberts Jr. en 1999. El estadounidense no tuvo ningún percance, fue Álex Crivillé quien le recuperó la renta para ser campeón.

De hecho, hizo algo que ni Valentino Rossi ni Jorge Lorenzo, los últimos campeones con Yamaha habían hecho, ganar en sus dos primeras carreras con la marca de los diapasones.

El último en hacerlo fue Wayne Rainey en 1990. El estadounidense logró la corona esa misma campaña.